Introducción

Publicado: septiembre 7, 2010 en Uncategorized

Hoy en día, los distintos países, que en su mayoría han participado de algún enfrentamiento bélico, han iniciado una carrera armamentista fundamentando la necesidad de mantener la seguridad. Ello es una actitud que ha estado presente en los grupos humanos más ancestrales. Sin embargo, la forma en la cual se han desarrollado las relaciones entre países,  propicia pensar que la idea de una guerra es cada vez más hipotética. Además, es importante recordar que la responsabilidad principal de un país es dar bienestar y  seguridad a los ciudadanos. En el presente blog, se tratará de explicar la evolución y repercusión de armas en la historia del Perú.

Anuncios

1. Algunas Armas Incipientes (Pre Incas)

Publicado: septiembre 7, 2010 en Uncategorized

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los primeros grupos humanos tuvieron la necesidad, desde un principio, de solventar sus necesidades alimenticias y adoptar medidas para la supervivencia. Existen diversos utensilios que fueron trabajados y utilizados para la caza de animales y la defensa propia. Este es el caso de las puntas encontradas en los campamentos Paijanenses, que se ubican entre los valles de Virú y Pacasmayo, las cuales representan un principio en la elaboración de armas. Estos armamentos  se van a ir desarrollando a través del tiempo.

“Los instrumentos de piedra de los campamentos del Paijanense son típicos y los elementos más resaltantes son las ya famosas “puntas de Paiján”. Fueron talladas bifacialmente, son de dimensiones relativamente grandes (su largo varia entre 10 y 15 cm.) pero delgadas, alargadas con un péndulo estrecho en la base. La parte superior termina a menudo en una punta aguda. Las hay de dos tipos: unas con bordes laterales convexos, otras prácticamente derechas, lo que determina una forma triangular.” (BONAVIA: 97)

Asimismo, en la época preincaica, el uso de las armas tuvo un papel muy importante para el desarrollo y expansión de algunas culturas como son la Chimú, la Mochica y Vicús. Los metales de la edad de bronce básicamente fueron utilizados para los rituales, adornos y usos domésticos. Sin embargo, el manejo de las nuevas técnicas de los metales también desarrolló el uso de nuevos armamentos como son los rejones de bronce, azadones, puntas de jabalina, hachas y otros más contundentes. Estos nuevos armamentos dejaron atrás la utilización de la piedra como materia prima que era más difícil de maniobrar.

Por mencionar un caso del desarrollo de armas y tácticas de combate durante la época preincaica podemos citar a los Chancas y a los Chimú, dos claros ejemplos del militarismo. Estas fueron dos tribus guerreras por excelencia siendo la más predominante la de los Chancas, los cuales estuvieron a punto de socavar con el incipiente nacer inca. Debido a la falta de escritura, no se tiene una información precisa acerca de las armas y su utilización, pero estudios arqueológicos recientes demuestran una organización de grupos indígenas con fines expedicionarios y de conquista. Entre los más resaltantes hallazgos de armamento Chanca, se tiene las macanas, porras de piedra, escudos y cascos de madera. Por otro lado, a diferencia de los  Chancas, la cultura Chimú presentaba armamento más simple para la defensa, básicamente porras, estólicas y dardos.

Unos de los armamentos incipientes desarrollados por las culturas pre incas son los que mencionaremos a continuación. Estos instrumentos de guerra sufrirán algunos cambios con el paso del tiempo.

El uncu es un tipo de vestimenta que carece de mangas y que cubre parte de las rodillas del soldado. Se presume que era una vestimenta gruesa y acolchada. Ello servía para la protección ante los golpes, cortes y ataques punzo cortantes.

El casco servía para la protección de la cabeza, la cual presentaba una forma redonda como cónica. Estos presentaban una correa conectada que se anudaba en la barbilla. Es un modelo simple y práctico que cubre la parte más vital del cuerpo humano. El cronista Oviedo  menciona que los incas también utilizaban cascos que protegían hasta los ojos.

El escudo presentaba una forma alargada rectangular, el cual era sostenido por el soldado con uno de sus brazos. Con la otra extremidad, se podía utilizar un arma. La finalidad de este armamento es la protección. Además, llevaban decoraciones.

Las contundentes se desempeñaban en el choque o golpe. La efectividad de este armamento dependía de la fuerza aplicada del atacante. Usualmente, se buscaba conectar con algún órgano vital.

Las de punta se llaman así a los instrumentos que básicamente hieren en punta. El objetivo es producir profundas heridas en el adversario, la cual busca ser mortal.

Bibliografía

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el imperio incaico, la guerra y las técnicas de combate tuvieron un gran desarrollo y crecimiento a tal punto de que el ejército incaico no pudo ser vencido, ni siquiera igualado, por ninguna otra comunidad o pueblo de la América Precolombina. Las primeras guerras tuvieron motivos económicos, pero, después, estas respondían al propósito de aumentar el prestigio del Inca. Ello permitió que la soberanía incaica adquiera nuevas tierras y más recursos. El ejército crecía de acuerdo a la creciente soberanía inca y a la población.

 

Organización de ejército:

El ejército inca estaba organizado:

El Chunca-Camayoc, al mando de 10 hombres, el Piccka-Chuncamayoc, con 50 hombres a su cargo, el Pachac-Camayoc, al mando de una compañía, vendría siendo el Capitán, el Huaranca-Camayoc, tenía a su cargo 10 compañías y el Hatun-Apu, con 5,000 hombres a su mando. El Inca tenía el total control del ejército, pero este podía delegar estas responsabilidades a algún general o pariente cercano.

El ejército inca tuvo gran poder gracias a dos elementos. Estos eran la intendencia y la disciplina. Para que el ejército se desplace, se construyó una amplia red de vías y a caminos con varias postas ubicadas en el camino para que los soldados descansen y para el recambio de animales y armas. En cuanto a la disciplina, esta era muy rígida y no se permitía que un soldado abandonase la formación. Además, estaba prohibido en forma terminante acampar en tierras útiles, el saqueo y la destrucción innecesaria era delitos severamente castigados.

“Los guerreros reproducidos forman dos unidades claramente diferenciadas. La primera está compuesta por dos varones aislados que se representan de forma similar, ya que ambos visten igual y llevan un escudo cuadrangular, diferenciándose entre sí por la otra arma que portan (…). La segunda unidad de los guerreros está formada por un varón inca armado de una maza de largo mango rematada por plumas (…)”.

El ejército estaba dividido en dos formas. Estas eran el ejército permanente y el variable. La diferencia entre ellos es muy clara. Al permanente, pertenecían los militares de oficio y la nobleza inca. Estos ocupaban los rangos altos. Al ejército variable, pertenecían cualquier persona físicamente apta que debían prestar servicio militar o guerreros de naciones vencidas.

Armamento incaico:

El ejército inca utilizaba armas tanto defensivas como ofensivas para los conflictos bélicos. Estos instrumentos de guerra eran diseñados en base a los armamentos desarrollados por los pueblos conquistados.

“(…) se aprendían el manejo de las flechas, dardos, hachas, picas, macanas, mazas, hondas y otras armas; para la defensa se usaban cascos, celadas, rodelas y jubones embutidos de algodón. El ejército estaba dividido en grupos análogos a los de la sociedad; cada cuerpo tenía una bandera particular (…)”.

En las armas defensivas están:

  • El escudo era utilizado por los soldados, en su mayoría por los que tenían mayor rango. Esta era de madera cubierta de cuero y tenía diversas formas.
  • Los cascos podían ser de tanto de madera como de cobre. Este último podía era utilizado por generales y soldados de alto rango.
  • Las pecheras tenía adornos grabados y eran utilizados por la milicia.
  • Las armaduras eran túnicas de algodón muy gruesas y acolchadas; estas fueron utilizadas por los incas nobles.

En las armas ofensivas están:

  • Las estólicas eran varas para lanzar proyectiles. Era usado por soldados de etnias selváticas
  • La honda es una cuerda medio largo en el cual se ponían piedras esféricas y eran expulsadas por medio de un movimiento circular.
  • La boleadora era la unión de dos o tres proyectiles pesados por cuerdas. Fue utilizado también para la caza.

“Las boleadoras y hondas: se trata de varias piedras (frecuentemente en número de tres) atadas por medio de tiras de piel o cuerdas y que se arrojan a los pies o patas para que se enreden y hagan caer a las presas. (…) Estas armas bélicas, posiblemente fueran también utilizadas para la caza. Pero se trata de armas utilizadas en el altiplano central andino y aparentemente introducidas en el territorio ecuatoriano por influencia inca.”

  • Las lanzas eran muy utilizadas por los soldados pertenecientes a la etnia inca de Cuzco. Era símbolo de poder de los generales.
  • Las macanas, mangos de madera con un objeto pesado en la punta, eran las armas más comunes por el ejército inca.
  • Los arcos y flechas, en su mayoría, eran usados por los selváticos. Fueron utilizados con el fin de asustar al rival.
  • Los mazos, maderos gruesos con púas, eran utilizados por la etnia del sur.
  • Las hachas era de piedra o cobre.

Bibliografía

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las armas fueron muy importantes en la conquista del Tawantinsuyo. Los armamentos belicos que fueron usados por los españoles eran principalmente una espada de metal, la cual la hacía pesada además de los protectores, también tenien cañones que podían disparar a larga distancia. Toda esta tecnología novedosa para esa  época propició la ventaja de los españoles.

“Y el 15 de noviembre de este año atao wallpa por fin tuvo la intima satisfacción de ver a dos capitanes extranjeros, que con un grupo de jinetes habían ido a visitarlo y a rogarle que fuera al pueblo de Cajamarca, donde francisco Pizarro lo estaba esperando…La matanza de Cajamarca, fue así una de las mas terribles registradas en la historia de la America andina”

La conquista del imperio inca fue posible gracias a las tácticas de combate que utilizaron los españoles, como sacar provecho de la inestabilidad generada por la reciente guerra civil entre los partidarios de Huáscar y Atahualpa, así como también, el descontento de las etnias sometidas por el imperio Incaico. Además, los españoles tenían a su favor la tecnología en cuanto a las armas. También, les ayudo las enfermedades que existían en esa época y las cuales los indígenas no estaban preparados a combatirlas.

Las armas españolas eran superiores a las indígenas. La pólvora, sin embargo, tuvo en la conquista de América un papel muy secundario. Mucho más valiosos fueron los perros y, sobre todo, los caballos. Entre las armas de fuego que usaron los españoles estaban el arcabuz y el cañón. Las armas de cuerda eran las ballestas de cranequín y de armatoste. Como armas blancas usaron principalmente la espada, el montante y la daga. Pero el arma más destructiva era la caballería y el uso de armas enastadas como la lanza y la partesana. “El gran tamaño de  estas armas dotaba a la caballería de majestuosidad y poder frente al enemigo, mas aun cuando para los indígenas este tipo de armas era desconocida” (Del busto 2004:39). Por otro lado, los incas solo usaban estolicas, hondas boleadora, lanzas, macanas, arcos y flechas, mazos y hachas (en su mayoría de corto alcance); en frente a las impotentes armas españolas.

La lucha civil que había en el imperio incaico entre Huáscar y Atahualpa también influyo en la conquista de los españoles. Esto se dio debido a que Huayna Cápac no había decidido quién iba a ser su sucesor en el trono, ya que murió antes de elegir a uno. Por esta razón, Huáscar debió de tomar el lugar de su padre; sin embargo Atahualpa no estaba de acuerdo con ello; es por ello que surgieron las guerras civiles entre ambos. Por esta razón,  algunas etnias colaboraron con los españoles para luchar contra el inca, porque ellos buscaban mejorar su situación caótica en plena guerra civil creyendo que ellos eran enviados divinos que llegaban a liberarlos de los incas.

Otra de las causas que origino que el imperio inca cayera contra los españoles fueron las enfermedades que llegaron de  Europa junto a los españoles. Esto causo que los incas se enfermasen y murieran debido a ellos ya que su cuerpo no tenían las defensas para esas enfermedades ya que nunca los habían contraído. Entre las enfermedades que contrajeron los incas está la viruela y la influenza. Sin embargo, estas dos enfermedades ya estaban desde antes que llegaran los españoles, lo que hace suponer que ya antes habían llegado personas de Europa al continente Americano sin saberlo.

Bibliografía

4. El Sacrificio por Una Independencia

Publicado: septiembre 7, 2010 en Uncategorized

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este fue un gran paso en la historia de nuestro país, ya que significó la creación de la república del Perú y del término del virreinato español. Gracias a la independencia, se formó un estado independiente a la monarquía española. Este proceso lento culminó con la Batalla de Ayacucho.

Antecedentes

Las rebeliones datan desde la época en la que el Inca Atahualpa  fuese capturado por  Francisco Pizarro. Algunos sucesores de los incas trataron algunas veces retomar su país, volver a dirigir el imperio e instalar su nuevo gobierno. Algunos intentos ocurrieron inmediatamente después de la captura. Otros más tarde en los siglos XVII y XVIII.

Posteriormente, en relación con las reformas borbónicas se dan la revolución de Túpac Amaru II y las rebeliones de Tupac Catari en el Alto Perú. Entre la revuelta de José Gabriel Condorcanqui y la llegada del general José de San Martín al Perú, se producen otras revueltas como las de José Quiroga, Javier Mendoza, José Antonio Galán, Miguel Tovar, Felipe Velasco Túpac Inca Yupanqui, la conspiración del Cusco de José Gabriel Aguilar, Manuel Ubalde y Manuel Velarde Ampuero.

Otras rebeliones en el virreinato fueron:

  1. Azángaro, Carabaya, Cotabamba y Castrovirreyna.
  2. Protestas de Vicente M. Chimo Cápac.
  3. Protesta de los caciques de Paita.
  4. Rebelión de Cacma Condori y Orco Huaranca.
  5. Juan Vélez de Córdova.
  6. Juan Santos Atahualpa
  7. Revolución de Huarochirí.
  8. Movimiento de Quito.
  9. Movimiento de Sica sica.
  10. Movimiento de Pacajes.
  11. Protesta de La Libertad.
  12. Respuesta de los indios cusqueños.
  13. Movimiento de Huanuco.
  14. Movimiento en el Valle Sagrado.
  15. Movimiento en las alturas del Valle Sagrado.
  16. Movimiento de José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II, Inca Rey del Perú (Rebelión de Túpac Amaru II).

La revolución hispanoamericana

Las ideas de la independencia se vieron influenciadas gracias a la independencia de varios países, como la de Norteamérica en 1776 y Francia en 1789. Sin embargo, la principal causa fue la invasión de España por parte de Napoleón en 1808. Desde entonces los patriotas, denominados así por sus ideas liberales, recurrieron a las armas con el objeto de lograr la independencia de España.

Tacna y las expediciones argentinas del Alto Perú

Primera revuelta de Tacna

Los patriotas organizaron, en Tacna, un movimiento de carácter libertario contra el actual virrey, José Fernando de Abascal y Sousa. En el 20 de junio del año 1811, ocurre la batalla de Guaqui, en donde los patriotas, al mando de Francisco Antonio de Zela, asaltan los dos cuarteles militares realistas. El 25 de ese mismo mes, los patriotas sufren la derrota de las fuerzas realistas, ocasionando así el encarcelamiento de Zela.

Segunda revuelta de Tacna

Manuel Belgrano, general argentino, reorganizó sus tropas independentistas y, en 1812, enfrentó y venció a las tropas del general Pío Tristán, deteniendo así el avance realista sobre Tucumán. Un año más tarde, el general realista, Joaquín de la Pezuela, detendría el movimiento de Belgrano en octubre de 1813. Unos meses más tarde, en noviembre de 1813, los realistas tomaron nuevamente la plaza de armas de Tacna.

Rebelión del Cusco en 1814

En este año, se produce una gran rebelión que incluye y abarca a gran parte del virreinato peruano. Esta se inicia con la confrontación política entre el Cabildo constitucional, pro criollo, y la Real Audiencia del Cuzco, pro peninsular. En este enfrentamiento, surgió el liderazgo de los hermanos Angulo, quienes serían encarcelados a fines de 1813. En 1814 escapan y comienzan a controlar políticamente la ciudad del Cuzco. Ellos empiezan a tomar una postura militar y crean un ejército para cada de las tres secciones que ellos escogieron (Alto Perú, Huamanga y Arequipa- Puno).  En la Paz, se arma un ejército con 500 fusileros y 20 000 indios armados con piedras y hondas bajo el mando de Manuel Hurtado de Mendoza. En Huamanga se forma una fuerza con 800 fusileros, 18 cañones, 2 culebrinas y 500 indios. Por último, en Arequipa y Puno se forma un ejército con 500 fusileros, un regimiento de caballería y 5000 indios, todos dirigidos por el brigadier Mateo Pumacahua.

“El control del Cusco era fundamental por motivos ideológicos y de logística. Cusco, por múltiples motivos, tenía una fuerte influencia sobre el Alto Perú y, a su vez, el Alto Perú tenía una vinculación colonial administrativa con la ciudad de Buenos Aires, uno de los grandes centros revolucionarios de la década de 1810 en Sudamérica.” (Basadre: Historia de la República del Perú)

Ambos ejércitos, realista y patriota, se desplazaron por diversos parajes de los Andes, buscando un lugar aparente para el enfrentamiento final. Ambos generales se mostraban muy cautelosos. Hasta que el 10 de marzo de 1815, se encontraron en Puno, en la batalla de Umachir. Las tropas realistas triunfaron. Este triunfo se debió a varios factores, como el correcto equipamiento y mayor disciplina de las tropas. Esta batalla se cobró la vida de más de un millar de personas.

José de San Martín y la corriente libertadora del Sur

El general José de San Martín preparó el arribo al Perú ya que la liberación de su patria Argentina no estaría segura mientras el Perú no fuera independizado. El Virrey del Perú pudo organizar dos expediciones sobre la audiencia de Chile. La primera expedición durante el gobierno del Virrey Abascal admitió la reconquista de Chile en la batalla de Rancagua. Finalmente consigue la independencia de Chile, tras el cruce de los Andes y el triunfo de las armas patriotas en la Batalla de Chacabuco; el Virreinato del Perú  fue solicitado para la segunda expedición realista siendo destruida por Jose de San Martín en la batalla de Maipú con lo cual debilitó al Virreinato privándolo de sus mejores tropas. El General desarrolla su plan que tenía como finalidad invadir el Virreinato del Perú desde el pacífico Sur.

San Martín junto a O’Higgins logra organizar la expedición que liberaría Perú de la Corona Española y pasa al desembarco del general en la bahía de Pisco. Una vez desembarcado, dirigió un discurso y estableció, a sus tropas, un código para una mejor táctica durante la campaña que iba a iniciar. Los patriotas y realistas entran en primeras negaciones en lo que se ha denominado las Conferencias de Miraflores sin tener éxito.

Bibliografía

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El conflicto armado que se produjo entre los años 1879 y 1883, que se produjo entre los países del Perú, Chile y Bolivia, marcó un cambio importante en la historia de estos países. En estas contiendas bélicas, la diferencia de armamentos entre los países de esa época propició un desenlace negativo para el Perú. En la actualidad, existe una carrera armamentista en América Latina que es inmensamente dañina y peligrosa. Ello no se enfoca en la cooperación para la seguridad, la paz y la tranquilidad, pues estas actitudes negativas no responden necesariamente a la modernización o la autodefensa.

Entre los años 1879 hasta 1883, se desarrolló la guerra más significativa en América del sur, llamada Guerra del Pacífico. Ella tuvo como principal causa el afán expansionista chileno por apoderarse de las salitreras que se encontraban al sur del Perú y en la costa boliviana de esos años. Esta guerra se caracterizó principalmente por las campañas; entre ellas destacan la naval, terrestre y la de Lima.

En lo que respecta al armamento bélico, va a ser importante para el desenlace de ésta contienda. A diferencia de Bolivia, el Perú es el país que va a participar desde el comienzo hasta el fin de la guerra. Si comparamos la potencia armamentista entre Bolivia y Perú de esos años, los bolivianos tenían poca capacidad. Por eso, su participación fue mínima, la cual termina con la batalla de Tacna y Arica. En éste escenario, la situación peruana sería la que definiría la suerte de esta guerra, la cual era complicada debido a una seria crisis económica, el material obsoleto y escaso que se tenía para defender nuestro territorio. Esto estuvo acompañando de la falta de preparación militar y la pobre identificad nacional causada por los caudillos militares  fueron  determinantes.

“El Perú no tenía ejercito propio; multitud de jóvenes peruanos que abandonaron las comodidades del hogar domestico, o que interrumpían sus estudios o sus lucrativas profesiones, tenían la dolorosa necesidad de llevar escarapela extranjera; y sin embargo la gloria que éstos alcanzaban adornaban los laureles del ejercito auxiliar” (PAZ-SOLDAN, Mariano Felipe … Historia del Perú Independiente, Primer Periodo. Lima, 1868 p. 234)

Campaña Naval

En primer lugar, en lo que respecta a la campaña naval que se desarrolló debido al terreno desértico que separaba a los países enfrentados. El poderío chileno contaba con fragatas blindadas gemelas, Cochrane y Blanco Encalada, de 3 560 toneladas, 6 cañones de 250 libras de avancarga, 2 de 70, y 2 de 40 libras, blindaje de 9 pulgadas, velocidad de 11 millas a su máxima capacidad. Además, de naves de madera como eran las corbetas Chabuco, O’Higgins y Esmeralda, la cañonera Magallanes y la goleta Covadonga. En lo que respecta al Perú, destacaban la fragata blindada Independencia y el monitor Huáscar. La primera tenía una capacidad para desplazar 3 500 toneladas con un blindaje de 4,5 pulgadas, 2 cañones de 150 libras, 12 de 70, 4 de 9 libras, y andar de once millas a su máxima capacidad. El monitor Huáscar tenía una capacidad de desplazamiento de 1 745 toneladas, blindaje de 4,5 pulgadas, 2 cañones de 300 libras de avancarga que se ubicaban en una torre giratoria, y 11 millas de velocidad a su máxima capacidad. Estas características la hacían la nave más moderna y eficaz del combate. Además, se contaba con los monitores fluviales Manco Cápac y Atahualpa, la corbeta de madera Unión y la cañonera de madera Pilcomayo. Bolivia poseía buques de guerra como los Guardacostas Bolívar y Mcal. Sucre, y las embarcaciones Laura y Antofagasta. El desenlace de esta campaña se dio en Punta Angamos, 8 de Octubre de 1879. Donde el monitor Huáscar y la Unión son capturados por la armada chilena.

Campaña Terrestre y Lima: se caracterizó por el uso de armamentos similares.

Esta se da inicio con las batalla de Tarapacá, Tacna y Arica. El ejército peruano tenía 5 613 plazas, que constituía jefes, oficiales y tropa, que se dividían en 7 batallones de infantería, 3 regimientos de caballería y 2 regimientos de artillería. La  armada tenia a su disposición fusiles obsoletos. Los fusiles de retrocarga que eran una copia del fusil de aguja Chassepot modelo 1866, llegaron 5 mil al Perú hasta 1870. Estos fusiles resultaron poco útiles por la baja calidad del acero que se uso para la fabricación de la recámara. Los Chassepot eran muy deficientes, pues tenian un alcance de 1 200 m, cadencia de fuego de 6 tiros por minuto, rayado de 4 estrías en el ánima, calibre de 11 mm y cartucho de papel con peso de proyectil de 25 g), luego de 50 a 100 tiros se tenía que limpiar el fusil (desarmar el cerrojo de la culata, cambiar la aguja de muelle en espiral que golpeaba el fulminante y cambiar los obturadores (piezas de caucho que aseguraban la hermeticidad de la recámara), operación complicada de hacer en combate.

Los coroneles Francisco Bolognesi y Emilio Castañón compraron 2 mil fusiles Comblain II de 11 mm a mediados del año 1780. El estado peruano envió al coronel Castañón para comprar 5 mil rifles Comblain II en 1873, pero no pudo porque la fábrica estaba ocupada en un pedido de Chile por 9 mil rifles y uno de Brasil por 12 mil rifles.

El fabricante Bonnmüller diseño un nuevo rifle llamado modelo Peruano bajo encargo del ejército peruano, cuyo cañón sería muy similar al Chassepot. Sus características eran: alcance máximo de 1 600 m, rayado de 4 estrías, 9 tiros por minuto y cartucho metálico con peso de proyectil de 25 g. Los rifles Peruanos tuvieron muchos defectos: su sistema de cierra de retrocarga no funcionaba con precisión, los cartuchos de la fábrica de Funk quedaban 1/2 milímetro fuera del alojamiento, por lo que la aguja no alcanzaba el cartucho y el muelle en espiral también tenía serios defectos, lo cual se consideraba insalvable en esa clase de sistemas.

Al 31 de diciembre de 1877, los rifles (en sus 3 tamaños: fusil, mosquetón y carabina) que tenía el Perú eran: 6 198 Peruanos (1 000 carabinas y el resto fusiles), 235 Winchester modelo 1866, 546 Comblain II, 3 557 Chassepot reformados, 1.417 Snider, 58 Martini, 9.062 Chassepot, 108 Wilson, 16 Rampard, 27 Henry, 763 Springfield y 351 Sharps. Asimismo, habían varios miles de rifles de avancarga Minié, ya anticuados para esa época pero que fueron muy usados en la guerra.

La artillería poseía 28 cañones Blakely de montaña: 14 de a 9 lb, 10 de a 4 lb y 4 de a 8 lb, con alcance de 2.000 m.

Los oficiales usaban revólveres Leafucheaux, Colt y modelo Peruano, este último, fueron un encargo de mil revólveres por Emilio Castañón a Zöller hermanos de Zella.

Ametralladora Claxton, este temido modelo de arma francesa, fue utilizada por el Ejército del Perú en la Batalla de Chorrillos, del 13 de enero de 1881, para defender las posiciones establecidas en Morro Solar, la Claxton era capaz de disparar ráfagas de municiones de aproximadamente 2 pulgadas de largo por 1 de diámetro, huecas en su interior y con una formidable fuerza destructiva.

“Las ventajas obtenidas por Chile al conquistar el dominio marítimo y al haber proyectado su poderío sobre los territorios de Atacama y Tarapacá –  campaña en la cual los aliados combatieron prácticamente sin artillería ni caballería que permitiera efectuar reconocimientos, explotar el éxito y destruir a las fuerzas chilenas en fuga –  exigían que en la reorganización se procediera a aumentar fundamentalmente la potencia de fuegos y la movilidad del ejercito” (BASADRE, Jorge y otros (1979) Reflexiones en torno a la Guerra de 1879. Lima: Centro de Investigación y Capacitación. p. 217)

En síntesis, se contaba con una débil flota que le hacía frente a la fuerza naval chilena. Se puede mencionar y resaltar el esfuerzo de la tripulación del Huáscar, por librar resistencia frente a la flota chilena, la cual poseía una mayor cantidad de barcos, con mejor tipo de blindaje y armas. El armamento principal del Huáscar se encuentra alojado en la torre de artillería. El armamento de la torre estaba compuesto originalmente de dos cañones de ánima rayada Armstrong, de avancarga, de 254 mm capaces de disparar proyectiles de aproximadamente 136 Kg. de peso. Cada cañón pesaba 12,5 toneladas. El blindaje que poseía era de 114,3 mm en el casco central; 63,5 mm en proa y popa; 139,7 mm en la torre giratoria; 76,2 mm en la torre de mando. El Perú contaba con armas obsoletas y una flota menor (frente a la flota chilena), además se enfrentaba a la escasez de munición, debido a que se contaba con diferentes tipos de armas, pero cada una con un tipo diferente de munición, esto dificultaba el abastecimiento de pertrechos y escasez de estos en el campo de batalla, por otra parte los fusiles con que se contaba para la defensa se encontraban defectuosos, ya que tenían graves fallas en su diseño, estructura y materiales de fabricación. La guerra terminaría con la firma del tratado de Ancón, la cual comprometía al Perú aceptar las exigencias chilenas que aseguraron el retiro de sus tropas de Lima.

Bibliografía

Conclusiones Finales

Publicado: septiembre 7, 2010 en Uncategorized

Las armas han tenido, y todavía tienen, un gran rol en nuestra historia y en la de todo el mundo. Estas son parte fundamental en una batalla o guerra, ya que, el que tiene mejores armas, y las usa mejor, tiene más posibilidades de obtener una victoria. Esto lo podemos apreciar en la conquista del imperio inca por parte de los españoles. A pesar de ser muy pocos (en comparación con el ejército incaico), estos tenían armas más avanzadas y, por lo tanto, superiores a las armas “primitivas” de los incas. Su uso eficiente y efectivo brinda una gran ventaja, como en el caso de la Guerra del Pacífico. Chile se armó con barcos y una gran cantidad de armas nuevas y sometió a Perú en dicha guerra sin dificultad alguna. En conclusión, podemos decir que las armas son bien importantes en una batalla y, si se usan efectivamente, brindan una gran ventaja.